Los árboles de Villavides son preciosos porque en la noche brillan por la luz que le presta la luna. Los campesinos creían que son los dioses de Villavides. Creían que los dioses les agradecen por no cortarles para hacer fuego. Los árboles cantan y bailan cuando el sol aparece.

Georgie Francis Alesader Gatemby